La Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena –CORMAGDALENA, mediante el proceso de Asociación Publico Privada -APP No. 001 de 2013, adjudicó el contrato No. 001 de 2014, para ejecutar el Proyecto de Recuperación de la Navegabilidad del Río Magdalena, por un valor de US$ 2500 millones de dólares.

El contrato, fue adjudicado al Consorcio Navelena S.A.S del cual hace parte la firma brasilera Odebrecht con una participación accionaria mayoritaria del 87%; y el grupo Valorcon de Barranquilla, de propiedad de la familia Gerlein con el 13 % de participación; por su parte la interventoría del mismo fue adjudicada por el mecanismo de balota al Consorcio Magdalena en el marco de un concurso de méritos abierto.

El proyecto que se encuentra en fase de preconstrucción, según información de Cormagdalena, ha permitido la movilización de gran volumen de carga. En el mes de mayo llegó a 337.903 toneladas, más del doble de cualquier mes en la historia del transporte fluvial en el país. Esta cifra permitió que se retiraran de las vías de larga travesía cerca de 11 mil camiones, mejorando por consiguiente la movilidad.

A partir de varias de las obras realizadas por el concesionario, el río se encuentra más activo posibilitando además la movilización de cantidades importantes de barriles de hidrocarburo y carga seca.

Para Alejandro Costa Posada, el gerente general de Impala Colombia SAS, empresa de transporte terrestre y fluvial, filial del grupo Trafigura, una multinacional de grandes ligas en el negocio de transporte; el afluyente hídrico “es la arteria natural para correr la carga del país”. El empresario reveló al diario La República que son 40 millones de toneladas de carga el potencial que se puede mover en el río y que hoy son transportadas por vía terrestre. “La oportunidad ya está creada. No hay que inventarse carga. Además, hace eficiente la operación de camiones entre puertos fluviales y ciudades del interior” destacó.

Sin embargo, el proyecto todavía tiene grandes retos por resolver, por un lado  se encuentran los escándalos de corrupción en Brasil, los cuales le pasaron factura a la constructora Odebrecht en Colombia. Su accionar resultó impactado luego de la detención de su expresidente el millonario Marcelo Odebrecht quien fue hallado culpable de los delitos de corrupción pasiva, lavado de dinero y asociación para delinquir relacionados con Petrobras. Estas circunstancias llevaron a que la compañía buscara realizar la cesión de sus acciones en el proyecto, con el fin de lograr acreditar la solvencia financiera y garantizar así la credibilidad de los inversionistas frente al mismo.

Esta situación, de otro lado ha incidido en dificultades para lograr el cierre financiero del proyecto, uno de los requisitos más importantes y exigidos en el contrato para dar inicio a la etapa de construcción.

A pesar de que Navelena ha cumplido con 10 de los requisitos exigidos, el pasado 11 de junio, una vez vencido el plazo para acreditar el cierre financiero y en debido cumplimiento de lo estipulado en el contrato de asociación público privada, Cormagdalena inició el trámite de imposición de multas, las cuales se impusieron por un valor diario de 30 salarios mínimos mensuales legales vigentes, correspondientes a la suma de 20’863.620 hasta tanto se cumpla con la acreditación del cierre financiero.

Un factor positivo es que hay proponentes interesados en el proyecto, el cual es viable y les gusta a los inversionistas, frente a este hecho corresponde a Cormagdalena verificar que los mismos cumplan con las condiciones pactadas en el contrato para autorizar la realización de la cesión.

La fase de construcción tiene una duración prevista de 5 años, por lo que se considera que los retardos presentados no afectan el significativamente el proyecto. Sin embargo, es necesario tener presente que si los proponentes no cumplen adecuadamente con los requisitos se iniciaría un proceso de caducidad del contrato.

Otro de los retos importantes de este megaproyecto, son las obras de dragado del rio como las que se ejecutaron con la draga Pedro Álvares Cabral, la cual realizó trabajos de remoción de sedimentos con el fin de garantizar la profundidad requerida para que las embarcaciones puedan navegar sin dificultades. Holbert Corredor, Subdirector de Navegación y Desarrollo Sostenible de Cormagdalena, explicó que “se realizaron trabajos donde el río Magdalena presentaba dificultades en su navegabilidad al no cumplir con las características de profundidad y ancho en algunos sectores como su desembocadura en el mar o en el sector de la Sociedad Portuaria de Barranquilla”.

Con este trabajo se garantiza el paso de buques con longitudes de 200 metros y ancho de 28 metros, en los que entran y salen cargas que ascienden a las 35.000 toneladas de comercio exterior de productos como carbón, cereal e hidrocarburos, principalmente.

Es evidente que los proyectos de asociación público privada, debido a su gran tamaño y complejidad como el de la recuperación del río Magdalena, se enfrentan a grandes retos no sólo en su ejecución sino desde su estructuración pasando por el proceso de selección del aliado privado que es un paso clave para la adecuada ejecución de los proyectos.

Konfirma, a través de su servicio de gestión contractual pone a disposición de las entidades públicas su experiencia, conocimiento y capacidad para la realización de procesos de selección sólidos, transparentes y exitosos, que permitan la selección del mejor aliado privado y una adecuada ejecución contractual. Muestra de ello son los proyectos 4G donde Konfirma ha brindado apoyo a la Agencia Nacional de Infraestructura -ANI, durante el proceso de selección, los cuales han logrado cierre financiero y un desarrollo conforme a lo estipulado en los respectivos contratos.