En medio de los conflictos suscitados entre Gas Natural Fenosa y el Gobierno Colombiano, con ocasión de la liquidación de la empresa Electricaribe, cobra relevancia la figura del Arbitraje Internacional como un mecanismo de solución de conflictos que tiene lugar cuando uno de los partícipes es una persona natural o jurídica con domicilio principal en otro país.

En una publicación previa habíamos tratado el tema del Arbitraje, hoy nos ocuparemos del Arbitraje Internacional y sus características principales. El arbitraje internacional es un mecanismo de solución de conflictos que se encuentra regido por las normas del derecho internacional y produce efectos jurídicos en diferentes Estados.

Como se mencionó al inicio, la condición principal para que surja el arbitraje internacional es que uno de los integrantes del conflicto sea extranjero, y para ello su domicilio principal no debe estar en Colombia, es decir, que el lugar principal de sus negocios se encuentre en otro país. Los establecimientos de comercio de personas extranjeras constituidos en Colombia, no dan origen al cambio de domicilio.

Cuando las partes involucradas deciden someter la solución de un conflicto a este mecanismo, les corresponde elegir tanto la ley que será aplicable, como el idioma en el que será tramitado el proceso, la sede arbitral y el mecanismo de elección de los árbitros.

Entre la normatividad del arbitraje internacional se encuentra la Convención de Nueva York, la Ley Modelo CNUDMI, y si se pacta por las partes también se podrá hacer uso del reglamento de arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional.

En todo caso el dictamen manifestado por un tribunal internacional deberá ser sometido a reconocimiento y ejecución en los términos previstos en la Ley 1563 de 2012.

Dada la gran de cantidad de negociaciones de carácter internacional que se vienen presentando en Colombia, como resultado de la apertura de mercados extranjeros y los tratados y acuerdos internacionales suscritos por nuestro país, son cada vez más frecuentes los conflictos que involucran a empresas y sociedades extranjeras. Contar con el mecanismo componedor del arbitraje internacional facilita el dirimir ciertos conflictos donde pueden verse afectados los intereses de personas de nacionalidad Colombiana.

La posibilidad de que expertos en el tema o negocio en conflicto sea quienes solventen el pleito, brinda a quienes acuden al arbitraje una seguridad de que el fallo expedido por el tribunal goce de absoluta legitimidad al proferir una decisión basada en la experticia de los árbitros.

La imparcialidad que se presume de los árbitros dada su extraterritorialidad, es un elemento que asociado a la agilidad del mismo mecanismo, le otorga al arbitraje internacional varios puntos a favor para ser elegido como medio eficaz para solucionar conflictos.