Recientemente se dio a conocer por parte del Gobierno Nacional, la puesta en marcha del primer tramo de unidad funcional de los proyectos de infraestructura vial, denominado comúnmente como vías de la 4G o cuarta generación de Concesiones. Este tramo, corresponde a la rehabilitación de 54 kilómetros de la vía La Pintada – Primavera, es adelantado por la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) a través de la Concesión La Pintada, a cargo del proyecto de Conexión Pacífico 2.

Es importante resaltar que, en el modelo contractual de Asociaciones Público Privadas, el concesionario solo podrá entrar a efectuar cobros a los beneficiarios del proyecto mediante peajes, en los casos donde exista unidades funcionales terminadas y en operación, como la recientemente inaugurada por el vicepresidente de la República, Germán Vargas Lleras, y el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade.

El vicepresidente en el acto de inauguración, celebrado en el Municipio de la Pintada, señaló igualmente que Pacífico 2 se encuentra en porcentaje de ejecución del 16%, proyecto en el que adicionalmente se tiene contemplada la ejecución de 4 unidades funcionales más.

El proyecto Conexión Pacífico 2 comprende un total de 97,8 kilómetros y tendrá una inversión superior a los 1,2 billones de pesos. Esta iniciativa cuenta con una doble calzada que va desde La Pintada hasta Bolombolo, con una longitud de 43,8 kilómetros, además contará con el túnel de Mulatos, con una longitud de 2,5 kilómetros, y se construirán dos puentes sobre el rio Cauca, uno por sentido.

Sin embargo, no todo son buenas noticias en cuanto a los demás proyectos del total contemplado para las vías de cuarta generación. Si bien el compendio general de los contratos se viene ejecutando según los cronogramas estipulados por la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), algunas obras han padecido retrasos por cuenta de dificultades al momento de realizar las consultas con las comunidades en las áreas de influencia de los proyectos, tal es el caso de Mulaló-Loboguerrero, Santander de Quilichao-Popayán, Rumichaca-Pasto, y Cesar-La Guajira.

Otro grupo de obras presenta retrasos por falta de consenso entre la ANI y los concesionarios, en asuntos propios de la construcción de los trazados. Villavicencio-Yopal, Puerta del Hierro-Cruz del Viso- Palmar de Varela, Malla vial del Meta, y Cambao-Manizales, conforman el otro grupo de proyectos que evidencian retrasos en los cronogramas de construcción que se tenían previstos por parte de la ANI.

Diferencias de trazados, cambios en las condiciones económicas que sustentan la rentabilidad de los concesionarios, falta de aprobación de diseños definitivos, representan los atascos para el inicio de obras, de paso, el tan esperado cierre financiero, y que de no solucionarse entre las partes se verían avocados a definirse a través de métodos alternativos de solución de conflictos, como tribunales de arbitramiento.