El gobierno nacional ha puesto en marcha el proceso de modernización de la plataforma aeroportuaria del país, esto como parte de la estrategia de inversión que permitirá la dinamización de los sectores productivos, que junto con el avance de las obras de infraestructura vial 4G servirán de soporte para el aumento del PIB.

Los principales aeropuertos del país están dentro de la estrategia de inversión, y con ello las ciudades desde donde operan se verán impactadas de manera positiva; Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Cúcuta, Bucaramanga, Santa Marta, Quibdó, son sólo algunas ciudades donde ya avanzan las obras de modernización de sus terminales aéreas.

La inversión estará destinada para la construcción de terminales nacionales e internacionales, algunas torres de control, repavimentación de pistas, y ampliaciones en plataformas, esto en 16 aeropuertos concesionados por la ANI, y 47 terminales aéreos a cargo de la AEROCIVIL.

Las inversiones más representativas están en los terminales de El Dorado (Bogotá) con 2.9 billones de pesos, Jose María Córdova (Rionegro) con 324.000 millones, Ernesto Cortissoz (Barranquilla) por 345.000 millones, Alfonso Bonilla Aragón (Cali) por 194.000 millones, El Caraño (Quibdó) con 169.000 millones, solo por referenciar algunas de las intervenciones que se efectuarán en los próximos tres años.

Dos de las principales terminales áreas del país avanzan en las obras proyectadas. El Dorado, con una participación promedio a nivel nacional del 47% en transporte aéreo de pasajeros, 66% en carga y 31% en número de vuelos, espera para inicios del año 2017, tener en funcionamiento dos nuevas plataformas aéreas y la ampliación de su terminal internacional.

Con varios frentes de trabajo Opaín, el concesionario del terminal aéreo de la capital colombiana, avanza teniendo a la fecha cerca del 80% del cumplimiento parcial de las obras, dentro de las cuales se contará con seis puentes de abordaje nuevos, 17.000 metros cuadrados de expansión del muelle Nacional y 32.000 del muelle Internacional. El conjunto de obras que modernizarán el principal terminal aéreo de Colombia, incluyen la nivelación de franjas paralelas a las pistas, una nueva calle de rodaje, plataforma para rodaje de aeronaves, plataforma de parqueo, nivelación y refuerzo de las franjas paralelas a la pista, entre otras.

Por su parte, el aeropuerto José María Córdoba que sirve de base para las operaciones aéreas de la Ciudad de Medellín, no se queda atrás en su estrategia de modernización, y pese a que en el corto plazo no se espera contar con una nueva pista de despegue de aeronaves, las ampliaciones de los muelles nacional e internacional y la plataforma internacional, así como  una nueva edificación para pasajeros en tránsito, hacen parte de las obras en las cuales Airplan, concesionario del terminal aéreo situado en el Municipio de Rionegro, enfoca sus esfuerzos con el fin de aumentar su capacidad en un 30%.

En los demás terminales aéreos, se avanza igualmente de forma importante con las obras de infraestructura programadas, lo que le permitirá al país contar una red de aeropuertos que fortalezcan el sistema de transporte aéreo y generen ventajas competitivas a las regiones.