La mayoría de actividades que se realizan, impactan al medio ambiente y el ejercicio de la construcción bien sea de vías, edificios o infraestructuras no escapa a este fenómeno.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente – UNEP, ha dicho que, durante el proceso constructivo, se presentan emisiones de gases de efecto invernadero y que a nivel mundial se calcula que representen una carga del 40 % de estos, lo que conduce al cambio climático, y por consiguiente a la pérdida de diversidad biológica y la disminución de las reservas de agua dulce.

Por su parte, el Panel Intergubernamental del Cambio del Clima (IPCC por su sigla en inglés) indica que en general, el entorno edificado es responsable a nivel mundial del consumo de diversos recursos tales como: del 20 % de agua potable, 40 % de la energía, 25 % de la madera cultivada y 50 % del gasto de materias primas. Casos puntuales asociados al proceso constructivo, como el proceso de demolición de obra, no deja recursos reutilizables por lo que hace necesario producir más materiales para continuar con el proceso de reconstrucción, lo que supone un circulo de consumo de materiales. Por esta razón como dice Cristina Gamboa, directora ejecutiva del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS), “el entorno edificado es la mayor oportunidad que tenemos para cambiar nuestros hábitos de consumo que tanto daño causan”.

En el mundo, se vienen implementando estrategias para disminuir la contaminación y los efectos negativos que causa el proceso de edificación, enfocándose a la denominada “construcción sostenible”, tendencia que no es ajena a nuestro país.

La “construcción sostenible” promueve la reducción en la generación de residuos, la utilización eficiente de la energía, el ahorro y la optimización del agua, el uso de materiales sin compuestos tóxicos y el cuidado del entorno. Esto implica una nueva forma de concebir el proceso constructivo que se basa en el análisis del ciclo de vida, es decir que se analiza el proceso desde la elección del lote hasta la demolición de la edificación.

Esta tendencia es liderada en Colombia por el del Consejo Colombiano de Construcción Sostenible (CCCS), dentro de cuyas funciones se encuentra la generación de alianzas estratégicas para ampliar el alcance de iniciativas y apoyar a las entidades públicas y privadas, en la formación de políticas de producción y consumo responsable para la industria de la construcción.

De la mano de las iniciativas promovidas por el (CCCS), se encuentran las gestionadas por Camacol, que viene liderando la suscripción de Acuerdos de Construcción Sostenible. Estos acuerdos buscan ir más allá de los aspectos normativos de las empresas y contribuir al desarrollo de las regiones para que el sector de la construcción sea visto como “un sector integral y generador de cambios” manifestó la gerente de Camacol, Martha Cecilia Moreno.

El sector de la construcción, enfrenta en la actualidad grandes desafíos, entre ellos se encuentra la responsabilidad de mitigar sus efectos negativos en el medio ambiente, aportar al crecimiento económico y a la generación de empleo.

Los Acuerdos de Construcción Sostenible liderados por Camacol, constituyen además una forma para   impulsar el desarrollo competitivo del sector, con la articulación de normas medioambientales, las necesidades, las oportunidades y los retos de cada empresa que se vincule a la estrategia.

La gerente de Camacol, Martha Cecilia Moreno explicó que han podido encontrar a líderes empresariales dispuestos a “aprender y replicar el nuevo conocimiento” para beneficiar el desarrollo de las actividades sostenibles. Un ejemplo a replicar en el país es la firma de un acuerdo para Bogotá y Cundinamarca firmado por varias empresas del sector.

Otro tipo de acciones que responden a los objetivos del país en hacer frente al cambio climático y aportar al cumplimiento de las metas  establecidas en las Naciones Unidas para bajar la temperatura mundial con la reducción de gases efecto invernadero y CO2, es la exigencia del uso del sistema de certificación en construcción sostenible LEED (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental), desarrollado por el Consejo de Construcción Sostenible de Estados Unidos (USGBC), certificación que está dirigida a estructuras que cumplan con requisitos como el bajo impacto en el medio ambiente, la utilización de energías alternativas y la eficiencia del consumo de agua.