Prever riesgos y situaciones que pueden afectar la debida ejecución de un proyecto de infraestructura pública, es uno de los componentes más importantes dentro del proceso de Gestión Contractual que adelantan las Entidades Estatales. Konfirma a través de su conocimiento y experiencia puede ser un aliado estratégico para que los procesos contractuales lleguen a feliz término y el objeto contractual se ejecute conforme lo pactado por las partes.

Hace pocos días se conoció la noticia a cerca de la decisión tomada por parte del Comité de Adiciones y Prórrogas del Invias, de no darle más largas a una medida que a la luz de muchos conocedores era la crónica de una muerte anunciada, se trata de la terminación anticipada del contrato para la construcción del Túnel de la Línea.

Este megaproyecto adjudicado en 2008, que pretende la construcción de un túnel principal de 8,6 km, de doble calzada con longitud aproximada de 18,3 km, 20 túneles cortos adicionales y 24 puentes, tuvo un valor inicial de 629.000 millones de pesos, muy por debajo del valor presupuestado por el Gobierno Nacional, que en su etapa de planeación costeó el proyecto en 70.000 millones de pesos por encima de la cifra ofrecida la firma adjudicataria.

Se presentaron varios inconvenientes desde el inicio de la ejecución del contrato, incluyendo eventualidades que para una obra de semejante envergadura eran de esperarse, entre ellas fallas geológicas, problemas ambientales por contaminación de fuentes de agua, falta de estudios sobre riesgos técnicos y geológicos, cambios de diseños, etc.

Las medidas para la terminación de la megaobra ya están en marcha, el Invias ya tiene previsto iniciar la Licitación para la culminación del tramo final junto con las obras conexas al túnel, la cual deberá estar adjudicada finalizando el primer trimestre del 2017. Aproximadamente 200.000 millones de pesos sería el valor estimado por la entidad contratante para la nueva licitación, y la obra correspondiente al 12% del total del inicialmente pactado, deberá estar en ejecución a más tardar en el primer trimestre del año 2018.

Las lecciones que deja la ejecución de este proyecto, deberán ser aprendidas tanto por los contratistas del estado como por las entidades contratantes, evitando además de los perjuicios derivados de una inadecuada gestión contractual, asumir riesgos reputacionales, que pueden poner en entredicho su capacidad de gestión, financiamiento y operación.

El impacto económico que genera la suspensión y el retraso de las obras, no sólo lo vive la región que se encuentra en el área de influencia, sino todo el país, que espera la culminación del proyecto, que se sumará a la red vial de cuarta generación que recorrerá la mayor parte del territorio nacional.

Para contar con procesos de contratación sólidos y transparentes, Konfirma ofrece a entidades públicas y privadas, un acompañamiento especializado desde el aspecto jurídico, técnico y financiero, de manera que le permita al cliente optimizar recursos, tiempo y minimizar riesgos jurídicos asociados a la contratación, evitando que situaciones tan relevantes como las del túnel de la línea se presenten.